Raquel Revuelta nos enseñó su casa en 1997 y parecía sacada de una peli de Almodóvar