'Ven a cenar...', pero tráete el extintor: el día en el que Toñi Salazar casi quema la cocina