Las dos caras de Adara: una “jefa dura” y sin relación con su hermano