Las travesuras de Álex Lequio mordiendo los micrófonos de los periodistas cuando era un niño