Atrapados en Atocha y Barajas desde el viernes: los ciudadanos explotan y denuncian su desamparo