Secuestrada en su coche por un fan psicópata: la inocentada de Carmen Borrego