El rey emérito estuvo obsesionado sexualmente con Bibiana Fernández, según Enrique del Pozo