Llegó a pesar 400 kilos: el testimonio de Teo, encarcelado en su cuerpo