La baronesa Thyssen nos abre su museo y su corazón: "No me gusta que me llamen abuela, los hijos de Borja me llaman Tita"