Traiciones, un beso y un tiroteo arruinan la boda más amarga de Oeste