José Coronado: “He tratado la enfermedad de Nemo con mucho respeto”