Nadie vive en Oeste sin el permiso de Nemo: No hay compasión para Mario