Bustamante cuenta la incómoda (y picante) anécdota con una fan y su ropa interior