Miren pasó su infancia en un orfanato aterrador y ahora busca a sus hermanos biológicos: “Si me hacía pis me metían la cabeza en agua fría”