El abogado de La Manada cree que no se dañó "la integridad moral de la víctima" cuando se publicó su foto en Twitter