La surrealista aparición de Ángela, mujer de Mainat, y sus primeras palabras: lleva una peluca blanca y un plato con cruasanes