Carlos Herrera nos cuenta cómo vive el confinamiento y la Semana Santa en su casa de Sevilla