El cadáver del bebé hallado en un contenedor en Gijón tenía pelos de sus dos progenitores