El cliente de un hotel en Madrid golpea en la cara a un recepcionista por no estar de acuerdo con sus normas