Habla uno de los representantes de la reunión de evangelistas prohibida antes del 8-M: "Me quedé con que la preocupación eran los espacios cerrados"