Un agosto crítico: se prevén 83.000 millones de euros en pérdidas