La desescalada ya ha empezado en otros países: cómo lo han hecho Alemania o Francia