Seis ciudades españolas han prohibido la celebración de despedidas de soltero