Enrique Ponce y Ana Soria celebran que el torero ha salido ileso de su cogida