El hombre que murió y resucitó en 2018 pide una indemnización de 50.000 euros