El challenge de Kiko Rivera: el reto acuático que hace un año no habría conseguido