“Matemos a la prensa”: uno de los gritos de los seguidores de Franco en Mingorrubio