Las infracciones más desconocidas al volante: conducir con tacones o con un abrigo voluminoso pueden costarte hasta 200 euros