El 80% de los pacientes graves con covid padecen obesidad: el virus se acumula con mucha facilidad en los tejidos grasos