Todos los partidos políticos, preocupados por la gravedad de Alfredo Pérez Rubalcaba