El recepcionista del hostal vio vivo al bebé arrojado al río Besòs y le hizo “una carantoña”