“Honrar la vida de los que no están”, una de las claves para superar el síndrome de la silla vacía en Navidad