Tomás Gimeno pudo contratar a un detective privado para descubrir los secretos de la nueva vida de su exmujer