Cuidadora de Noelia de Mingo en 2003: “Me sorprendía como la locura puede convertir en un monstruo a un ser tan pequeñito”