Los Mossos encuentran el cuerpo sin vida de un hombre que podría ser Martín Ezequiel, el parricida de Barcelona