Algunas de las secuelas del confinamiento: dolor de cabeza, insomio o dermatitis