El truco de Corea contra el contagio del COVID 19: no usar la mano dominante