Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rosario Porto, tranquila y relajada tras su detención en el registro de la finca familiar

Rosario Porto llegó a su casa familiar para el registro. Mientras los agentes efectúan el registro, Rosario Porto muestra una actitud relajada. Sonríe hasta en cuatro ocasiones. Su comportamiento es de absoluta tranquilidad a pesar de estar detenida por la muerte de su hija. Rosario mantiene una distendida charla con los agentes. La sonrisa desaparece cuando se percata de que está siendo grabada. Al día siguiente, el estado de la madre es muy diferente. Alfonso Basterra también ha mantenido la calma pese a estar imputado en el caso. Basterra pierde los nervios cuando los periodistas le preguntan si participó en el homicidio de su hija.