Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luisma es captado por los miembros de una secta

Luisma se encuentra en una fase muy complicada de su vida y lo que más le preocupa es llegar a ser un buen padre. No está seguro de ser un hombre capaz de hacer frente a la responsabilidad. Se le presenta entonces la posibilidad de enderezar su vida. Resulta que un sujeto les ofrece 'dignificar' su existencia. Luisma no lo duda y se entrega a ello junto a su inseparable amigo Barajas. Sin embargo, terminan metidos en una secta que planea la 'solución final'.
Por otro lado, Aída está amargada y se siente presionada por todos los que la bombardean constantemente con consejos para que no vuelva a caer en el alcohol. Además, se encuentra muy baja de moral. No pasa por su mejor momento anímico. Sólo Paz se da cuenta de la situación y decide ayudarla. Llama a Eugenia y se les ocurre organizar una fiesta en su honor. Eso sí, sin bebidas alcohólicas. La cosa funciona. Se lo están pasando de maravilla hasta que se les acaba el hielo y alguien tiene que bajar al Bar Reinols, donde precisamente lo que no falta son bebidas de alta graduación.
Mauricio machacado; Jonathan candente
Últimamente Mauricio se está mostrando más arisco que de costumbre con los miembros de su entorno. No obstante, el intenso dolor de espalda que padece, el descubrimiento de un muñeco que guarda un extraño parecido con él y la sospecha de que pueda estar siendo víctima de algún rito vudú terminarán por ablandar su rudo carácter.

Al hijo de Aída, Jonathan, le llega por fin la oportunidad de estrenarse con 'La Globos', un mito erótico del colegio. Pero el joven tiene miedo porque no sabe mucho de sexo. Necesita aprender más teoría y práctica sobre el asunto. Con lo cual, se le ocurre buscar a alguien para que le dé unas lecciones de arte amatorio.