Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paz y Luisma buscan intimidad

Mientras Paz intenta sin éxito que Lorena, encargada del cuidado de Luisito, abandone su casa definitivamente, Luisma decide apuntar a su hijo a una guardería.
Por su parte, Aída comienza a trabajar en la casa de una adinerada familia en Toledo. Debido a su nuevo empleo, pasa mucho tiempo fuera de casa, por lo que pide a su madre y a Jonathan que se hagan cargo de la limpieza y mantenimiento de la casa. La abuela y el nieto deciden entonces demostrar que viven en condiciones infrahumanas y que son incapaces de valerse por sí mismos para conseguir un asistente gratuito.
Tras haber perdido todos los puntos del carné de conducir, Mauricio intenta adquirir los de Aída. Al ver que ella no se deja convencer fácilmente, el dueño del bar Reinols no duda en emplear el soborno ofreciéndole tapas gratis y haciendo un profundo elogio de su gran amistad. Finalmente, ambos llegan a un acuerdo cuando, a cambio de los puntos de Aída, Mauricio decide prestarle su coche para que pueda desplazarse a su trabajo en Toledo.