Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vibrante campeonato de baloncesto

Mientras Mauricio prepara el campeonato del barrio, Jonathan hace todo lo posible por aprobar Lengua. Para ello contará con la inestimable ayuda de Chema sin el consentimiento de Aída, que hará todo lo posible por enseñarle lo poco que sabe. En cuanto a Macu, la 'sobrinísima' tira los trastos a Luisma hasta límites insospechados.
El campeonato de baloncesto del barrio es la actual prioridad de Mauricio, que lo organiza. Para dejar el pabellón bien alto, el Bar Reinols contará con su propio ejército de atletas para conquistarlo. Mauricio intenta sin éxito reclutar a Lorena, que, despechada, acaba montando su propio equipo femenino. El pique entre el equipo de Mauricio y el de Lorena se antoja antológico. El gran duelo está servido. Es el chicos conta chicas de toda la vida.
Increíble pero cierto
¡Quién lo diría! A Jonathan le preocupa la asignatura de Lengua, de la que no sabe un pimiento. Para aprobar el examen recurre a Chema, el único adulto letrado de su entorno. Aída se reconcome de impotencia y decide por sus narices ayudar a su vástago. Es un ataque de 'mamitis' en toda regla que se covierte en una cuestión personal. La competitividad entre Aída y Chema vuelve a la palestra.
¿Y qué es de Macu? La sobrina de Mauricio I de España y V de Alemania está colada hasta las trancas por Luisma. Como al despistado hermano de Aída siempre le ha molado Paz, Macu decide imitarla aconsejada por Lorena. ¿Sabia decisión?