Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los deseos de Luisma, Chema y Soraya

Después de la que podría haber sido una buena discusión entre Chema y Soraya por culpa de los celos, Luisma pedía algo que traería la alegría al mundo, y particularmente a él: un poni. Los deseos de Soraya y Chema iban dirigidos a todos los españoles: paz, amor, felicidad, trabajo para todos, y mucha salud. Y si el ritual más importante de la noche consiste en comerse una uva por cada campanada, Barjas ponía en peligro el fin de año por habérselas comido antes.