Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Isabel: "Los maltratadores son encantadores de serpientes"

Isabel Llinas estuvo casada durante veinte años con un hombre que ejerció sobre ella a diario la violencia psicológica. Educada en una familia de la alta burguesía, Isabel no se plantea separarse de su marido, prefiere ocultarlo y resistir para que sus hijos no paguen las consecuencias de un divorcio. Pero sus hijos, que no son ajenos a las humillaciones que sufre su madre, acaban por pedirle que ponga fin al matrimonio. El 4 de Febrero de 2001, dos meses después de su separación, el exmarido de Isabel se presenta en su casa y le asesta 15 puñaladas con un cuchillo de cocina.

Isabel conoció a Jota cuando tenía 16 años y a los 19 años se casaron, ella no sabía que estaba embarazada y comenzó a estudiar turismo. Pero Jota tenía una idea muy convencional del matrimonio con los roles muy determinados del hombre y la mujer. Isabel es una mujer triunfadora, "poco a poco fui escalando en mi vida profesional más que él, eso no ayudó para nada a nuestra pareja, yo tenía un mejor sueldo y él seguía estancado en el mismo sitio", ha explicado. Esto hizo que la pareja comenzara a distanciarse y llegaron las humillaciones y el maltrato psicológico.
Cuando le subieron el sueldo o de categoría en el trabajo, él nunca se alegraba por ella. "Trabajaba muchas horas, intentaba ser una buena madre, una buena ama de casa y lo del mundo de las súper mujeres como que no, al no tener ningún tipo de ayuda por su parte, pues yo tenía fallos, yo no soy perfecta", ha relatado. Mientras ella hacía todo lo posible por su familia, él solo la machacaba. Jota también diferenciaba a sus hijos, el niño era su ojito derecho y la niña no, "pienso que mi hija se daba cuenta pero intentaba paliar con cariño", ha contado.
"Estas ideas machistas en un modelo educativo lo que hacen es transmitir esas ideas, es decir, que sus hijos aprendan que los hombres son mejores que las mujeres y que las mujeres no pueden ser tratadas como iguales", ha explicado Victoria Trabazo, psicóloga forense y experta en violencia de género.
Después de 20 años, Isabel se cansó de las continuas humillaciones y la falta de cariño y le pidió el divorcio. Pero dos meses después de su separación, Jota se presenta en su casa y la apuñala 15 veces, su sobrino le para los pies y él sale corriendo. A un kilómetro de la casa conyugal sufre un accidente.