Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ana María relata su agresión: "Fue una lucha por sobrevivir, no sé cómo saqué fuerza"

La pareja de Ana María era un hombre perfecto, atento, apasionado... pero lo que comenzó siendo un sueño acabó en pesadilla. Ella acabó completamente aislada socialmente, económicamente y geográficamente por su pareja. Además, vivió uno de los episodios más crueles de su vida, el 30 de mayo de 2008, su expareja la apuñaló.

Ana María conoce a su pareja cuando tenía 28 años en un curso en Barcelona, al principio "era como una nube, un sueño", ha explicado. Era un hombre embaucador, apasionado, atento... "me envolvió tan sutilmente que a los cuatro meses estaba viviendo con él", ha relatado. La convivencia era una novela de color de rosa, todo ideal, era su hombre perfecto.
Pero poco a poco Ana María se ve aislada tanto geográficamente como de sus familia y amigos, y es que la pareja siempre cambiaba de casa, las mudanzas estaban a la orden del día en sus vidas. Esto la llevó a estar atrapada en su relación, “el dinero lo controlaba él, los gastos los llevaba él, yo no tenía dinero para ir a comprar, se lo gastaba sin contar conmigo", ha explicado.
Pasan 10 años y Ana María sigue aislada del mundo, no tiene contacto con su familia, él controla todo, pero ella sigue pensando que es el hombre perfecto. Esta situación hace que caiga en una depresión muy fuerte y Ana María tiene que acudir a una psicóloga y comenzó a actuar de otra manera. "Aparentemente tenía una vida fácil, pero es una vida que no puede vivir, la están viviendo por ella, le están diciendo todo lo que tiene que hacer", ha explicado Victoria Trabazo, psicóloga forense y experta en violencia de género. Gracias a la psicóloga comienza a despertarse y "él se dio cuenta que la presa se le escapaba", ha dicho Ana María. Él se da cuenta que su persuasión, su seducción no es efectiva y recurre a la violencia física. Ahí es donde empienzan las primeras agresiones y él se defiende alegando que “ha sido necesario porque había tenido un ataque de histeria", le aseguraba su pareja.
La tensión va en aumento porque él de nuevo decide por su cuenta que tienen que mudarse y Ana María se niega, un nuevo episodio que revela que hay una ruptura dentro de la pareja, ella ya no es la misma y él tiene que utilizar otra estrategia para manipularla, utiliza la compasión. Pero ya tampoco le funciona. Ana María está decidida y pone punto y final a la relación.
Ana María vive el episodio más cruel de su vida
Una noche la expareja de Ana María entró en su casa y decidió que era su familia y que no iba a ir a ninguna parte. Mientras Ana María yacía en su cama, él entró en la habitación y la apuñaló. Sus hijas escucharon lo que estaba ocurriendo y quisieron pedir ayuda, pero la puerta estaba cerrada y no tenían línea en el teléfono. Noelia fue corriendo a su cuarto y cogió sus llaves y salieron corriendo. Minutos más tarde llegó la policía y se lo llevaron, "y ya no supe nada más de él", ha contado Ana María.
La justicia le condenó a tres años nueve meses y un dia por homicidio en grado de tentativa y una orden de alejamiento de 10 años.