Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sinopsis 4x09; 'Música para camaleones'

Es normal. Los becari@s tienen en su poder la posibilidad de descargar gratis más de cinco millones de canciones. Presupongamos que cada canción dura tres minutos de media. Si tenemos cinco millones de canciones tenemos exactamente '15.000.000 minutos de música' que son '250.000 horas'  y '10.416,66 días' o ¡¡28,53 años!!
"Eso es muuuuuucha música ", recitará Diego en el Sketch. Demasiada como para dejarla en las inexpertas manos de los Marta, Carla, Freddy Fresneda y compañía. Así que como es lógico Willy y Diego intentarán hacerse con todo el pastel. La pregunta es ¿lo conseguirán? Si habéis visto algo de la serie presupondreis que no. Y llevaríais razón a medias. Lo normal sería que estos dos petardos tiraran por la vía rápida y que les robaran los móviles que albergan la música de un manguzazo en las costillas. Pero esta vez Willy se siente inspirado y urde un plan un pelín más sofisticado.
El plan en cuestión es enviar una circular interna falsa requisando los terminales. Todo fluye (como dijo Heráclito de Éfeso también conocido como Heráclito el Oscuro) hasta que un pequeño detalle sin importancia delata a los impostores
El jefe de turno les echa el guante y todo se va al garete. Willy y Diego hierven de rabia pero ni siquiera tienen fuerzas para expresarlo.Simplemente están hundidos. Y los becari@s como unas castañuelas. Con su música, su tecnología, su espontaneidad... felices e inocentes de nuevo. 
Pero que nadie subestime a los redactores, perros viejos y pulgosos. "Hemos perdido la batalla pero no la guerra" escupe Willy antes del epílogo de esta historieta. "Aunque sea lo último que haga te juro que tú y yo vamos a acabar escuchando toda esa música", sentencia Diego. ¿Lo conseguirán? Esa es la cuestión. Y en caso afirmativo, ¿cuál es el precio que tendrán que pagar? Desde luego el del Paraíso ni de coña.