Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sinopsis del capítulo 4x11: 'Máquina total'

Estoy a punto de derretirme como un pastelete. Pero resistiré gracias a la demanda que ha interpuesto 'LaSexta' a 'Telecinco' por culpa de Becari@s. Y nosotros que pensábamos que no nos veía 'ni el Tato' y ahora nos ponen en casa con esto. ¡Si es que es verdad que a veces la vida puede ser maravillosa!
Como el final del capítulo de esta semana en el que el ciberclón que trabaja en nuestra web, Vicky, recrea un mundo virtual por amor. ¿Hay algo más empalagoso y más romántico? Probablemente la mejor cerveza del mundo, pero no es el caso. Además os acabo de destripar el final una vez más.
Por lo que a la trama se refiere, abreviando que es gerundio. La idea es que Internet se vuelve real en la redacción. Y es que las becarias Marta y Alejandrahablan como si estuvieran en el facebook, el Spam se hace carne y el historial de cada uno sale a la palestra.
Todo ese intrusismo de la Red en el mundo considerado 'real' (¿Neo, qué es real?) tiene una responsable: la becaria virtual Vicky Vi-Clone. Al parecer tiene un virus que está descontrolando sus ambiciones colonialistas con respecto a lo que la realidad se refiere.
Es obvio que hay que 'introducirle' un antivirus, a lo que Willy accede mientras Diego y el típico informático supervisan. Pero algo falla y Willy queda atrapado, o mejor dicho, prendado. Vicky es demasiado fuerte.
Entonces es cuando volvemos a abusar de la enésima parodia de peli cojonuda (esto huele a falta de creatividad galopante). Se trata de la escena final de 2001: Una odisea del espacio de Kubrick. La mejor peli de ciencia ficción de la historia después de Alien el octavo pasajero y ematada con BladeRunner. Es cuando Hall (el Gran Hermano de inteligencia artificial) se niega a abrir la compuerta.
 Y el final ya lo conocéis. Con esto y un bizcocho, hasta la semana que viene.