Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Escassi desposeído del collar de líder

No habrá líder esta semana. Escassi perdió en la gala su collar, igual que horas antes le habían incautado un mechero (los del programa pusieron "encautado", neologismo inexistente en la lengua castellana, es lo que tiene no exigir el graduado escolar a los rotulistas). Así cualquiera mantiene el fuego, con mechero es más que fácil. Creo que Juanito no estaba cuando Gálvez preguntó si todos sabían lo del mechero, pero me gustaría saberlo. El pobre ha sido el guardián del fuego durante sus madrugadas de insomnio, y posiblemente se habría evitado preocupaciones sabiendo que tenían en su poder un encendedor con el que reavivar el fuego.
Cuca fue la única que dijo no tener noticia sobre el mechero. Al parecer lo encontró el revoltoso Escassi al borde de la orilla en Cayo Paloma. No dijeron cuando, pero eso quiere decir que hace más de una semana. También se encontró Yolanda un móvil, según contó, y eso sí lo devolvió. El mechero es demasiado valioso como para no guardarlo como oro en paño. El problema es ser descubierto, como pasó, lo cual provocó nuevas sanciones por parte de la organización, si acaso más crueles aún que en ocasiones anteriores. Este mechero de Escassi se puede hacer más famoso que el de la Sole ("miiiiira como me has puesto. Soleee, que te meto con el mechero", momento televisivo mítico).
Pero vayamos por partes, como diría Jack el destripador. La segunda travesía naufragó, aunque tampoco en este caso por el hundimiento de la balsa, que aguantó las inclemencias de un tiempo que no les ayudó nada, con mar rizada y, sobre todo, un molesto viento de cara. Ni desplegando la vela ni remando con fuerza es posible vencer al viento, por lo cual en lugar de acercarse más a Playa Uva parecían estar cada vez más lejos. Poco a poco fue cundiendo el desánimo, algunos dejaron de remar mientras otros seguían intentándolo. En ningún momento hubo voluntad de comunicarse para pactar una postura común. Este grupo es mucho menos colaborativo de lo que necesita una pequeña comunidad, aún más si de supervivencia se trata.
La estampa resulta curiosa, con Escassi tumbado en la balsa, como tomando el sol, Ivonne en idéntica postura idílica pero en este caso sobre el mar, con sus pies sujetos a la balsa; mientras que Cuca y Daniela intentan hacer pruebas con la vela y Zúñiga parece medio mareada. Menudo panorama. Al final todos se amotinan en silencio, esperando ser rescatados. Lo habían intentado más de dos horas, y tras cuatro horas de travesía, yendo a la deriva buena parte del tiempo, divisaron la motora que les llevaría finalmente a su destino previsto. Lo explicó muy bien Zúñiga, demostrando una vez más su inteligencia y sentido común. No vale la pena intentar algo que se sabe de cierto imposible de conseguir. Contando con esas condiciones nunca hubieran llegado, y si acaso se les puede reprochar no haberlo intentado durante algo más de tiempo.
El reproche del presentador me pareció excesivo. Bastaba con haber entendido lo dicho tan claramente por Zúñiga. Aunque lo cierto es que los últimos programas el reproche es continuo y omnipresente, además de cansino y agobiante. No estaría de más alguna palabra de aliento (ayer solo la oímos a Santi por la pesca), compensando tanto castigo. No estoy diciendo que no merezca un castigo el robo, o que consuman cocos que aún no han caído del árbol, o el uso no permitido de un mechero. Digo que aparte de sancionarles y reprocharles tales cosas bien podrían darles de vez en cuando un poco de ánimo para seguir aguantando. No hacerlo puede tener como consecuencia que los concursantes se te quieran ir, como ha pasado hasta ahora con Iván, Wilma, Juanito, Daniela y Cuca. Hasta Begoña estaba deseando abandonar, aunque en este caso lo dijera tras ser nominada.
Prueba de lo que digo es la tan cacareada llamada de Lolita al 'Golosina', tras la cual este se encontró con ánimos para seguir. Anoche fue un compañero de la radio de Daniela quien le dio la sorpresa de hablar brevemente con ella, transmitiéndole el mensaje de que no debe irse sino aguantar hasta ganar el programa. Estoy seguro de que le habrá hecho replantearse su deseo de irse, solo sea por un rato.
Tras el motín de la segunda travesía, y ser trasladados a Playa Uva para encontrarse allí con Juanito, que tampoco participó del viaje en esta ocasión por recomendación facultativa, la organización les devolvió la balsa. Para sorpresa de todos apareció en el horizonte, acercándose a la orilla, siendo Santi quien se acercó para hacerse con su control. La balsa les valdrá para ayudarse a montar la cabaña en el que será su nuevo hogar, y en aquel momento tenía el pebetero, haciéndoles albergar la posibilidad de que el fuego hubiera aguantado. No fue así, encontrándose unos palos secos y medio mojados, pero Escassi tenía la solución. Con el mechero en sus manos hacía como que intentaba reavivar el fuego, cuando en realidad pretendía prenderlo. Y todo ello con un cámara delante.
El cámara le pidió que le enseñase el encendedor, y el jinete no vaciló un momento en dárselo, poniendo esa cara de pillo que le hace parecer un travieso infante. La sanción por intentar usar el mechero no fue tan solo quitarle el collar al líder, sino que fue más allá. Los dos botes que dejó Zúñiga una semana antes en Cayo Bolaños les iban a ser canjeados por comida. Cada bote correspondía a una caja, a elegir entre cuatro que custodiaba Picazo. Eligieron dos de ellas con bastante acierto, ya que las descartadas escondían garbanzos y pasta, mientras que las elegidas les iban a permitir comer dos pollos asados y una tortilla de patatas. Pero no fue más que ponerle la miel en los labios. La segunda sanción consistía en quitarles esas dos cajas de comida.
La crueldad de la que hablé antes es por mostrarles la comida para quitársela minutos después. Somos todos adultos y sabemos que esas cosas no se hacen. Si les quieren putear que lo hagan, pero si ya sabían que les quitarían la comida basta con decirles que no habría recompensa por la sal, sin necesidad de darle ese toque sádico al castigo.
Escassi se está haciendo con el protagonismo día tras día. Fue uno de los protagonistas (autor confeso) en la resolución del hurto de comida. También quien encontró, guardó e intentó utilizar el mechero. Además, esta semana trató a dos de sus compañeras como si fueran dos sacos de patatas, arrastrándolas por el suelo sin cuidado alguno. Pero también es protagonista erigiéndose como líder casi siempre, algo que los demás aceptan por resultarles cómodo. Si otro asume la responsabilidad de tomar decisiones eso que uno se evita, y todo grupo necesita de alguien con iniciativa. Está claro que quien toma las riendas se puede equivocar más fácilmente, con lo cual la virtud la tiene en el pecado, igual que los demás en el pecado llevan la penitencia.
Eso sí, llegado el momento de las pruebas Escassi es único. Anoche protagonizó uno de los momentos de mayor intensidad dramática a los que he asistido nunca en un reality. Su marca fue la siguiente: más de tres minutos sumergido aguantando la respiración. La mayoría no llegó a los cincuenta segundos exigidos. Solo tres los superaron, recibiendo como recompensa una esterilla, acolchada para quien hiciera la mejor marca. ¿Este tío es un súper hombre o qué? Con tal de ganar es capaz de morir de asfixia, y aseguro que en algún momento me hizo temer lo peor cuando vi pasar el tiempo. Tanto y tanto tiempo. Por el amor de Dios, tres minutos y pico es muchísimo. Qué angustia, por favor, qué angustia.
Juanito fue el expulsado y las nominadas fueron Cuca y Daniela. Al no haber líder les propusieron que nominasen a dos compañeros, y los dos más nombrados serían entre quienes tendrá que decidir la audiencia votante. Cuca y Daniela lo habían pedido, y todos menos Matías aprovecharon esto para razonar su nominación. Mi enhorabuena una vez más al 'Tone' por añadir que igualmente habría nominado a Cuca, con quien tuvo una agria discusión durante la gala, lo cual también me hace ver aún con mejores ojos al argentino, cuyo pecado es ir demasiadas veces donde le lleva la corriente, según yo lo veo.
Supongo que saldrá Cuca, y Daniela se puede convertir en la superviviente que no solo vence las inclemencias de esas duras condiciones de vida, como los demás, sino que también supera nominación tras nominación. Sentiré ver separarse a este inesperado dúo, dos soñadoras tan distintas que han compuesto una singular pareja, igual que he sentido la marcha del gran Juanito. Por cierto, como ellas no pueden auto nominarse, las dos dieron su segundo voto a Álvaro. ¿Soy yo solo quién ve a Álvaro y a Daniela como dos de los finalistas naturales de esta edición?