Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ivonne y Escassi autores del hurto

Se desvelaron todas las incógnitas que señalábamos ayer. O casi todas. Lo sustraído fue una bolsa de pan de molde y tres refrescos de medio litro. La autora material fue Ivonne, la buenecita Miss Mundo Puerto Rico, la que parecía no haber roto nunca un plato. El supuesto beneficiario fue Escassi, cómplice del hurto que no habló hasta el final. Las sanciones fueron la devolución de las colchonetas y esterillas, aunque yo solo vi de las primeras, y una de las dos cerillas que aún les quedaban. Y sí, les dieron la oportunidad de contarlo pero no quisieron aprovecharla, lo cual hizo más duro el castigo.
El ritmo impuesto a la resolución de esta historia del hurto fue tan pausado como suelen ser las galas, aunque en este caso fue en beneficio del espectáculo. Gálvez les fue preguntando prácticamente uno a uno sobre si tenían algo que contar respecto al tema comida, pero nadie abrió la boca. Finalmente optaron por ponerles el vídeo que la audiencia ya había podido ver. No salían de su asombro, y la mayoría llegó a pensar que se trataba de una broma o un montaje. ¿Ivonne reptando por el suelo para llevarse comida y bebida de la caseta del equipo técnico? No puede ser. Pero no era un montaje.
Para quien no pudiera ver las imágenes intentaré describirlas brevemente. Ivonne aparece sigilosamente en la caseta mencionada, mira por encima y coge un paquete de pan de molde, luego sigue mirando, se arrastra por el suelo, vuelve a levantarse, anda para un lado y otro, finalmente decide abrir un arcón frigorífico y coge tres refrescos (si mis ojos no me engañan uno de naranja y dos de cola). Todo transcurre en un breve espacio de tiempo, probablemente menos de un minuto. Ante la incredulidad general, Ivonne tiene la oportunidad de confesar toda la verdad, lo cual decide no hacer, manteniendo una postura absurda que no podía conducir a nada bueno.
Según la modelo, tras materializar el hurto (los del programa se empeñaron en poner en titulares la palabra robo, que no explica suficientemente la acción) se deshizo de todo, sin llegar a comerlo nunca. Sucesivamente vino a decir "lo boté", "lo tiré por ahí", "lo devolví", y en el altar de las nominaciones echó balones fuera diciendo que eso pertenecía al pasado y daba igual. Con su actitud demostró nula voluntad por aclarar lo sucedido y un claro empecinamiento por encubrir a Escassi. Es cierto que la autora material fue ella, pero tal y como ya había adelantado el presentador, había un cómplice colaborador (o varios).
Es llamativo que este episodio haya sido firmado precisamente por estos dos concursantes. Los más perfectos, intachables supervivientes, niños buenos con manos largas y malas costumbres, concursantes amigos de lo ajeno. Ya dije ayer (creo) que todos habríamos hecho lo mismo teniendo ocasión, aunque aclaro que me refería a apropiarnos de comida que estuviera a nuestro alcance (ese pan de molde parecía un cebo puesto para conducirles a algo así) pero no al resto de lo sucedido. Una cosa es despistar algo de comida para el uso del grupo y otra comerla en soledad la parejita de dos esta. Porque personalmente no me creo ni bajo los efectos alucinógenos de las caracolas de la sopa (gracias al programa por la mención encubierta) que fuera realmente Escassi el único que lo probase, en un ataque de gula como ridículamente explicaba.
Digo que fue sorprendente descubrir a Ivonne como la autora del hurto, y puedo confesar que cuando al inicio de la gala mostraban las imágenes con la figura de la autora pixelada, y dado que ahora mismo son todas rubias, pensé en (por este orden) Wilma, Daniela, Yolanda y Cuca (anda que yo también), pero en ningún momento se me pasó por la cabeza que pudiera tratarse de Ivonne.
Aún más increíble me resultó su reacción, así como la del 'pijo-jinete'. Ya sé que como miss tiene en su preparación el hábito de sonreír siempre, pase lo que pase. Pero de ahí a reaccionar con esa frialdad, quitando hierro al asunto, faltando a la verdad de forma repetida, y haciendo como si no pasara nada, va un abismo. Ella estuvo todo el rato divina, sin mostrar debilidad alguna. Cualquiera en su lugar se habría venido a abajo, pero ella no. "Esto es supervivencia, y mala suerte que me pillaron", decía. No le falta razón, sucede que tuvo no una, sino una decena de oportunidades (o más) para contar la verdad, y desaprovechó todas una a una.
Más rostro demostró tener Escassi, dispuesto a que todas las culpas recayeran en Ivonne hasta el final del programa, cuando pendía sobre ellos la amenaza de una sanción mayor y se decidió a asumir todas las culpas sobre la desaparición de lo sustraído. Gálvez insistía una y otra vez en que dijeran donde habían escondido la comida, pero Ivonne repetía que lo había devuelto, o lo había tirado, o qué se yo. Al final se unen al grupo los que faltaban, entre ellos Escassi, y este enciende la traca final reconociendo que se lo había comido él. Esta claro que ella le había estado encubriendo todo el rato, y en justo pago él la exculpa de ese segundo delito.
Buen entretenimiento tuvimos anoche, con el suspense aguantando hasta justo el final. Mis felicitaciones a quienes acertaron en plantearlo de ese modo, ya que consiguieron mantener el interés de una gala normalmente bastante tediosa, excesivamente larga y repleta de publicidad. El tempo fue impecable en este caso, permitiéndonos ver a dos concursantes naufragando en tierra. Las reacciones del resto habrán de analizarse durante los próximos días, ya que en medio de la gala todos se mostraron comprensivos, aunque unos más que otros. Zúñiga fue de las que más y Cuca todo lo contrario. Daniela también parecía un poco alucinada con el desarrollo de la cuestión, y no me cabe duda de que pedirá explicaciones en breve. Esto no puede quedar así y provocará tensiones y reproches por doquier.
Juanito fue el nominado del grupo, no consiguiendo la unanimidad al no poder nominarse a sí mismo. Hasta el 'beso de Judas' de Wilma, la expulsada de anoche, fue de encargo una vez más. La llamada de Lolita le supuso una inyección de ánimo hasta el punto de aparentar la duda sobre si realmente quiere irse o no. Como bien lo definió Santi el hombre anda entre el orgullo y el desgaste de su salud, tanto física como mental. La nominación del 'Golosina' fue para Daniela, porque según dijo "también tiene sus luces y sus sombras, como yo". Matías fue por fin líder, lo cual ha perseguido semana tras semana quedando casi siempre a las puertas de ser investido con ese collar y contar con los privilegios que lleva aparejado. En este caso fue exclusivamente el de su nominación definitiva, que también fue a parar a Daniela, según dijo "porque me lo ha pedido". Llegar a ser líder casi le cuesta al 'Tone' incendiar el poblado 'garífuna' donde hacen las galas. De momento quemó parte de la mesa donde intentaban hacer fuego los cuatro finalistas de la prueba de líder. Pa' habernos matao.
Es desmoralizante que sean los concursantes quienes deciden las nominaciones. Así que esta semana los dos quieren salir, pues yo les castigaría con quedarse al menos una semana más y repetiría las votaciones dándolas por nulas. Es una tomadura de pelo inmensa que sean ellos quienes arrebaten el poder decisivo a la audiencia, dejándose llevar por la propia conveniencia de unos y otros. De acuerdo que merece más la pena quedarse quien lo desea (caso de Ivonne) que quien se quiere marchar (Daniela), pero yo pregunto: ¿acaso no ha cometido la primera un error grave que a la segunda no se le puede achacar? No basta con desear quedarse, aparte de eso hay que guardar unas normas de comportamiento e intentar no perjudicar al grupo como lo han hecho los dos autores del hurto.
A pesar de lo dicho, está claro que no debe ponerse más en juego la salud de Juanito, por lo cual Daniela deberá esperar mejor ocasión. Si yo fuera la organización la próxima vez les penalizaría por no nominar según sus propios criterios sino atendiendo a los dictados de alguien. Por otro lado, veremos que pasa con la travesía a Playa Uva, pasando por Cayo Bolaños, donde se trasladarán abandonando definitivamente Cayo Paloma.
Sigo apostando a que la balsa hará aguas, lo cual puede ser un drama ya que aún no logro comprender como podrán subirse todos, con sus (escasos) enseres y el fuego, cuya llama deberán intentar mantener viva en el pebetero de la embarcación construida. Esto será para verlo. De momento, en Cayo Bolaños tendrán que construir una vela para la embarcación. Al final se harán maestros armeros.
Y un último apunte sobre lo sucedido anoche. Los hechos demuestran una vez más que ir con la verdad por delante tiene siempre su compensación, y su castigo lo contrario. No considero realmente grave el hurto, especialmente en una situación bastante extrema como la que viven, pero sí la insistencia en la mentira, el ocultamiento de la realidad hasta el final. Ni siquiera tras varias horas fueron capaces de contar la verdad. Pero, por favor, ¿cómo se puede ser tan infantil? Hasta en el colegio cuando la clase podía ser castigada colectivamente si no salía el autor de una chiquillada así este terminaba confesando. Son peor que críos.