Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Matías: «Tengo claro que vine solo y me iré solo»

Ya hay fuego en Cayo Paloma, lo cual mejorará notablemente la vida de los concursantes, facilitando su reto de supervivencia. Sin fuego es mucho más difícil sobrevivir, y mucho más triste alimentarse.
Se está notando el fuego especialmente en las comidas. Solo así es posible hacer la 'sopa Supervivientes', como propone Cuca llamarla, llegando a hacer un llamamiento a restaurantes de España entera para que incorporen este plato a sus cartas. Los ingredientes son simples, apenas un poco de agua marina, cangrejos y un puñado de caracolas. Todo eso lo hace comestible el fuego, tanto el caldo caliente como las especies marinas a las cuales de este modo se les puede hincar el diente.
El reparto de las labores de pesca sigue llamándome la atención. Matías y Escassi son quienes salen a pescar. Santi parece intentarlo sin demasiado éxito últimamente. Las chicas salen a coger caracolas, especialmente Yolanda y Begoña (las dos nominadas de esta semana). Daniela y Zúñiga se encargan de los cangrejos. Y, por último, Juanito y Cuca dan 'matarile' a la pesca. Ayer escuchamos a esta última contar que es una experimentada pescadora, pero teniendo en cuenta que esa labor ya hay quien la haga y además solamente hay dos gafas de bucear ha preferido ni intentarlo.
Digo yo que por el bien del grupo sería bueno que los hábiles con la pesca enseñaran sus trucos a algunos de los demás. Aunque fuera por caridad cristiana (enseñar al que no sabe). Solamente se me ocurren dos razones para que no esté sucediendo nada de esto. La primera que los interesados no quieren perder tal ventaja. Yo, al menos, evitaría nominarles sabiendo que son quienes llenan la cazuela. No se muerde la mano que te da de comer. La segunda posibilidad hablaría de desidia y falta de interés. Aunque bien mirado podría ser una mezcla de las dos.
Matías no solamente pesca sino que es uno de los intocables de Cayos Cochinos. Además, parece tenerlo muy claro, según decía frente a la cámara ayer: "Tengo claro que viene solo y me iré solo". Es toda una declaración de intenciones. El argentino no se casa con nadie, escurre el bulto como el que más cuando se trata de nominar, gusta de llevarse bien con todos y mantiene un envidiable buen humor permanente. ¿Alguien da más?
Nadie espere ver al 'Tone' ponerse de un lado o de otro. En otros tiempos podría hacer inclinar su balanza hacia un lado, siempre y cuando fuera femenino y estuviera en el jacuzzi. Pero ahora me estaba refiriendo a otra balanza, aquella de la cual Matías es el fiel que asiste a la matanza (expulsión) de sus compañeros uno a uno, sonriendo socarrón mientras sigue deseando la llegada de ese momento crítico del primer mes y medio de dura supervivencia. La ventaja de este concursante estriba en que para él aún no ha empezado lo duro, estando fresco y fuerte como el primer día. Además, como digo, veo casi imposible que se granjee enemistad alguna.
A pesar de lo dicho, Matías pronuncia la frase que titula esta anotación sin dudas ni ambages. No se aliará con nadie salvo de forma circunstancial y de acuerdo con sus conveniencias. Su objetivo es ganar este programa y lo demás es accesorio. Me recuerda a aquellas palabras del protagonista de otro reality, el inolvidable Pepe Herrero, ganador de la séptima edición de Gran Hermano, que decían así: "No he venido aquí a hacer amigos ni a mejorar como persona". Matías tampoco, y por eso sabe que se irá solo, igual que cuando entró, aunque en este caso puede que con un ansiado cheque en su cartera.
Parte de la previsión que hacía ayer este humilde cronista se ha materializado ya, según pudimos ver en el resumen de ayer (sobremesa en Telecinco y al caer la tarde en Telecinco 2). En el mismo pudimos ver repetidamente a Begoña, Yolanda y Wilma juntas. Un plano tras otro con las tres chicas del pacto. O, mejor dicho, tres de las cuatro chicas del pacto. En contraposición a esto, y confirmando lo comentado ayer aquí, un plano de Escassi tumbado al sol con Ivonne a su lado.
Hasta Zúñiga parece confirmarlo cuando le habla a la cámara de las tres chicas. Parece que ellos también han excluido ya de ese grupo a la miss puertorriqueña. La brecha que esta situación ya está provocando puede ser determinante ante las próximas nominaciones. ¿Se atreverán Yolanda y Wilma a mantener su nominación a Daniela? Yo apuesto a que no.
De hecho, les puede hacer salvar los muebles (evidente sentido figurado) el que Wilma termine pidiendo ser nominada. Ayer también la veíamos decirlo, e incluso empezó a hacer campaña en este sentido. Si no se retracta de aquí al jueves es evidente que al menos sus amigas la nominarán, lo cual les puede facilitar el cambio de estrategia. Sería llamativo volver a ver ganar la prueba de inmunidad a Escassi, lo cual le convertiría de nuevo en juez. No olvidemos que la pasada semana fue expulsado aquel a quien nominó haciendo uso de su atribución como líder. La presente semana puede pasar lo mismo, o al menos esa es mi previsión más cierta. Un tercer ejemplo y se terminará creyendo el poder omnímodo que parece estar teniendo hasta ahora.
De momento esperamos el plato fuerte de hoy, cuando veamos que al volver del juego de recompensa la misión del cayuco tiene dos nombres señalados (los de Matías e Ivonne) y especialmente cuando estos no regresen de su travesía. Especial atención al rostro de Escassi, ya que quizá será esta la primera vez que pierda en esta aventura. Aunque la pérdida tiene un plazo y la fecha de vuelta figura ya en el calendario, si bien esto es algo que él desconoce.