Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Y llegó el palafito

El palafito aún deshabitadotelecinco.es
Era casi lo único que echábamos de menos. Lo dijo Jorge Javier, el palafito es algo mítico en Supervivientes, que había sido olvidado y dejado de lado las dos últimas ediciones, justo las que venimos haciendo este blog. En ese tiempo, este era el único palafito, pero ahora ya no estamos solos. Y nos acompaña desde el otro palafito un Rafa que finalmente no consiguió el favor de la audiencia ante Katia, aunque sí cuando llegó la hora de hacer frente a Bibiana, a la que ganó por segunda semana consecutiva.

Entre los otros clásicos que ayer regresaron se cuenta la unificación de los grupos en una misma isla. Todos vivirán a partir de ahora en Playa Uva. Allí habrá doce concursantes y la rica fauna por todos conocida. A ellos se suma el habitante del palafito, vivienda que no podrá abandonar más de tres horas al día para buscar comida en tierra. La pesca deberá realizarla desde el propio palafito, que se convierte así en un encierro de exterior.

El encierro con vistas de ese espacio con apenas doce metros cuadrados de superficie construidos sobre el agua le viene a Rafa tras haber sido maltratado por casi todos sus compañeros, quienes sucesivamente le acusaron primero de hacer las cosas de cara a la audiencia, reservándose cuando las cámaras no están presentes, y anoche vinieron a decir que se vende mucho presumiendo de las cosas que hace.

Porque claro, no está actuando ante la cámara Katia cuando sonroja a la mitad de la audiencia (provocando una mezcla de pasmo e hilaridad en el resto) con ese bailecito cutre y salchichero que no le habría servido ni para superar un casting del Crazy Horse francés. Y tampoco se han estado vendiendo ella y Nacho, presumiendo de hacer lo que no hacen. Carolina fue la única que se atrevió a llevar la contraria a sus compañeros en eso, poniendo un poco de sensatez cuando decía que todos se hacen propaganda. Lo malo es cuando nos quieren vender lo que no es, cosa que nunca ha hecho Rafa.
Hay recursos clásicos que ya aburren en un reality, y estas acusaciones entran en ese grupo, igual que nominar a Carolina diciendo que está jugando, como hizo anoche Katia. ¡Como si eso no fuera un juego! Normal que jueguen quienes participan en los juegos. Lo que la audiencia suele castigar es precisamente que no jueguen. Eso pudo ser lo que le pasó factura anoche a Bibiana. Una y otra vez ha dejado claro que ella no estaba dispuesta a hacer nada, como si perteneciera a otra estirpe de concursante sujeta a reglas distintas. Y tal vez haya sido así realmente.
En el barro
Con todo, anoche desde este palafito no me apetecía ver marchar a Bibiana ni a Rafa, aunque creo que el único preparado para permanecer allí  durante una semana era el aventurero. Tengo claro que Bibiana habría abandonado o se habría producido un deceso por inanición, porque raro sería que a estas alturas se hubiera puesto a pescar, cosa que no hizo nunca. Sucede que ella tiene mucho arte, y me embelesó viéndola explicar que se encontraba en Cayo Paloma como Lila Kedrova en ‘Cortina rasgada’ (actriz que encarnaba a la condesa Kuchinska en la película de Hitchcock), esperando siempre un visado.
La audiencia igual volvió a ser “cutre”, como dijo la semana pasada Rossi de Palma, pero también podemos calificarla de justa e inteligente. Cierto que nos perdemos el fino análisis de Bibiana, aunque volveremos a disfrutarla en El programa de Ana Rosa. Pero anoche había que decidir si preferimos preservar el espectáculo, y lo de Katia ante la nueva situación que se presenta en el concurso tiene toda la pinta de serlo.
Hasta ahora, casi nadie se ha atrevido a rechistar a esta concursante, ni siquiera una Carolina más amiga de decir las verdades del barquero en confesiones ante la cámara, y que luego se arredra un poco en la palapa las noches de gala. Aunque anoche tuvo algún que otro momento glorioso, como cuando le decía a Nacho: “Hay veces que te arrancaba la cabeza como a un langostino, me la pasaba por el ojete y te la echaba al mar”. Pero la situación de Katia puede cambiar ahora que van a convivir todos juntos. Será interesante observar si se comporta igual o le da reparo enfrentarse a una mayoría no acostumbrada a la ley que ella ha estado imponiendo.

Su discusión nocturna con Nacho fue suficientemente irracional como para olvidarse de los malos modos de este y ponerse de su lado, sencillamente porque tenía toda la razón. Katia negó que hubiera avivado el fuego cuando todos se disponían a dormir, provocando una temperatura infernal para quienes estaban más cerca de la hoguera y un ambiente irrespirable para todos. Las cámaras habían recogido el momento, por lo que pudimos saber que tenía razón Montes, aunque ella le desacreditó diciendo que no seguiría hablando con él porque “no estás bien”. ¿Se atreverá a actuar así con los ‘bonitos’?

Lo más divertido de esa escena, ofrecida más extensamente por el programa en la tira diaria de ayer, fue cuando Katia le dice a Nacho que siempre se está quejando y provoca la respuesta de este: “¿Que siempre me estoy quejando? Eso no es verdad”. Es increíble como pueden algunos concursantes vivir tan ajenos a la realidad. Tanto como gracioso ver al cascarrabias Nacho negando la evidencia. En ese sentido, la discusión quedó en tablas, porque los dos tuvieron la razón en distintas momentos.

Katia no solamente se enfrenta a una nueva decoración a su alrededor, rodeada ahora de extraños nada acostumbrados a su prepotencia y los aires de mariscal de campo con aspiraciones de terminar siendo general, aunque no llegue ni a capataz. A ella le gusta manejar el cotarro, y podemos imaginar que ahora esté subidita al haber vencido a Rafa. Aunque no olvidemos que se habrán de reencontrar dentro de una semana. E insisto en que no veo a Diego o Abraham, finalistas anoche de la disputa por el collar de líder, plegándose a la ley de Katia.
Nuevos concursantes
Anoche vimos como se repetían en Cayos Cochinos las escenas de lanzamiento de objetos al mar. O sea, llegaron nuevos concursantes y se tiraron del helicóptero. Se trata de Amador Mohedano y Rebeca Pous, muy dignos ellos. Aunque si estas cosas llegan a conocimiento de los ecologistas igual tenemos un problema. Amador tiene en su currículo ser exmarido de la última ganadora, pudiendo ahora reclamar que este es su momento.

Lástima que Tejado causase baja, porque habría sido un espectáculo verles juntos, tanto como imaginar a Rosa Benito dando el premio al ganador de este año, este fuera Amador, hubiera estado tonteando con una moza varias décadas más joven y esta le hubiera dedicado poemas infumables. ¿Alguna candidata para ser la ‘Montalvo’ de Amador? Apuesto por Vivi, no sabría decir el porqué. De sus calcetines blancos y el pijama que se puso para la ocasión mejor ni hablamos. No sé si prefiero el look Mohedano o el inclasificable de Pelopony, con pestañas fosforescentes.

Si hacemos referencia a los currículos, como el de Rebeca pocos. Y no estoy bromeando con la imagen tras este párrafo, donde se muestran las huellas del tremendo culetazo que se dio la nueva concursante al amerizar frente a Cayo Menor, sino que ella ya fue una buena superviviente al haber vivido una aventura africana en otro canal. Era el año 2005, ya la conocíamos por ‘Duro de pelar’, aunque todo era entonces menos neumático, y en este caso no hablo de su físico. O también.
Rebeca
Duro de pelar resultó el trasero de Rebeca (tenía que decirlo, lo siento). Y dura fue esta concursante en su día, aguantando casi tres meses en el concurso, con una repesca en medio. Como si no hubiera pasado el tiempo, ahí estaba para defenderla en plató Franciska, su señora madre. Ella apoya a su hija con pasión, lo cual no quita que anoche echase una cabezadita durante el programa, en uno de esos momentos inolvidables para la historia de la televisión. Propongo que la próxima semana vuelvan a estar todos los invitados es sus asientos y le pongan a Franciska chaise longue, diván o cama nido.

La prueba de líder tuvo anoche un factor de riesgo añadido porque los finalistas pudieron perecer intoxicados por como habían dejado entre todos el agua de esa especie de vasos de chupito fuera de escala o tamaño 80XL. Es lo que en Bilbao llaman “chiquito”. Hablo de donde hacen la prueba de la apnea, que ya han pasado todos los que siguen en el concurso, menos Lomana. Suerte que este no saldrá del palafito, porque si no se nos pierde.

Pasaron de dos en dos a aguantar la respiración en los “chiquitos” de agua, aunque no competían entre ellos sino que marcaban tiempos controlados a dos manos por Raquel. ¡Qué dominio tiene!, exclamo yo. No se le escapó ni un segundo. Yong batió los sucesivos récords de Leo (que llegó a los 13 segundos) aguantando solo 3 segundos. El doble llegó a conseguir Vivi, todo un logro. Y Rebeca hizo 6. En la parte alta de la tabla quedaron Carolina con 39, empatando Diego y Abraham a 46 segundos. Como verán, queridos lectores, Katia no destacó anoche.

Los dos finalistas se batieron en un duelo a muerte, no solo por el estado del agua, sino porque Abraham casi revienta en torno al minuto y medio, justo después de que Diego se rindiese sacando su cabeza de la cubeta. La marca anda lejos de los estratosféricos registros de Escassi, pero está bastante bien. Todo un logro para alguien que sigue “presumiendo” de estar poniendo en riesgo su salud. La ciencia médica querría estudiarle si fuera verdad que lleva un mes durmiendo una hora al día.

Y llegaron las nominaciones entre la preocupación de todos por si Franciska seguía despierta o había vuelto a quedar en manos de Morfeo. Entre los ‘bonitos’ hubo una sospechosa coincidencia en nominar a Carolina, cosa que hicieron Diego, Chiqui y Vivi. Se sumaron a ellos Katia y Leo. Nacho se decantó por Yong, Carolina por Leo, Yong y Tony por Chiqui (se la tiene jurada desde el primer día, a saber por qué), y tanto Rebeca como Amador escribieron el nombre de Tony (sospecho que el de Chipiona se copió).

Por tanto, Carolina resultaba ser la primera nominada del grupo ya unificado y el líder Abraham debía resolver el empate entre Tony y Chiqui para decidir el segundo nominado. Argumentó con mucha lógica que Chiqui lleva en el concurso desde el primer día y Tony no, por lo cual salvaba a ella, dejando nominado a Tony. Además, el líder tiene la potestad de escoger directamente al tercer nominado, para lo cual eligió a Leo, que le miró con cara de póker, pero ‘póker star’.

Sospecho que anoche Tony quedaba en la cuerda floja, mientras Abraham ganaba muchos puntos. Por cierto, ojalá pudiera canjear los puntos por comida, porque un poco más y transparenta el pobre.